¿Por qué un emprendedor es adicto a la presión?

Eres de baja calidad si no soportas la presión de la adversidad.
Home / Caracter / ¿Por qué un emprendedor es adicto a la presión?

Existe una diferencia entre estar bajo presión y experimentar estrés, aunque en varios aspectos son similares. El estrés lo origina una sobrecarga; es como estar atrapado, o sentirse empujado hacia un rincón. Es como cuando no podemos ver el final del túnel y tampoco podemos retroceder.

Muchas veces en los negocios, comenzamos algo que puede no funcionar, pero las consecuencias de renunciar, son mayores que las de seguir adelante. Estas situaciones crean estrés y pueden ser fatales. Por otro lado, la presión es más una elección que otra cosa. En los deportes, nos forzamos a nosotros mismos; en los negocios hacemos demasiadas citas, tratamos de lograr demasiadas cosas al mismo tiempo. La presión, es en la mayoría de las veces, generada por nosotros mismos. No tendríamos que competir o trabajar tan duro, pero lo elegimos así al establecer tantos objetivos, o queriendo ganar demasiado. Al final, la presión se puede convertir en estrés, pero en muchas de estas situaciones, podemos reajustar nuestros objetivos y hasta usar una puerta trasera para dejar escapar las situaciones de presión si lo queremos. Los emprendedores proactivos se identifican por las siguientes características:

  1. Tienen visión
  2. Tienen anhelos
  3. Se sienten realizados con los retos

Entonces, si quieres ser un buen emprendedor, debe aprender a vivir con la presión. Existen dos tipos de líderes: uno es el líder proactivo, y el líder reactivo. Los dos se enfrentan a la presión. El líder proactivo mira hacia adelante para darse cuenta quién viene y pone la presión en sí mismo y en otros para lograr sus objetivos o para prevenir el desastre. Por otra parte, el líder reactivo, reacciona al desastre, después de que ha ocurrido, causándose presión o hasta estrés.

Los líderes proactivos dejan una huella para que otros la sigan. Son guiados por una visión de lo que necesita hacerse. Para este grupo de élite, lograr un objetivo es más importante que el costo o la presión que acarreará llevarlo a cabo. Manejarán los problemas que otros temen o evitan enfrentar. Algunos de sus amigos se reirán de ellos y les dirán que no puede hacerse. Pero estos líderes miran hacia el futuro y lo ven como una realidad. Ven las cosas como deben ser, o pueden ser, y se esfuerzan para hacerlas realidad. Se atreven a hacer lo que otros no harían, correrán mientras otros desertan, trabajarán mientras otros juegan y caminarán mientras otros temen. Ellos viven bajo presión constante por elección. Podrían desacelerar, reorganizar o establecer objetivos más bajos, pero ellos quieren ser exitosos, disfrutan el diario vivir bajo presión.

Nadie nace siendo líder. La mayoría de nosotros tiene el potencial para serlo, pero únicamente unos pocos pagarán el precio de vivir bajo presión. Los buenos líderes corren riesgos que causan presión: están dispuestos a manejar los problemas que aparezcan en el camino hacia su objetivo o destino. Son manejados por el deseo y ven los problemas como obstáculos para sobrepasar y no como muros. Para ellos la vida es un juego de superación y la presión es aceptada como parte de la victoria. Están tan acostumbrados a ella que la vida no les parece normal sin la presión. Saben que sin retos no hay éxito, y sin la presión no hay progreso.

La presión de emprender es como el dolor que se disfruta al hacerse un tatuaje, sabes que dolerá, sabes que estarás incomodo durante un momento pero la recompensa es mayor, soportarás el dolor por amor al arte ¿no es cierto? bien, soportarás la presión por amor a tu sueño.

Necesitamos líderes buenos, que puedan soportar la presión de la adversidad y resolver los problemas actuales. Y en el futuro, líderes que se atrevan a retar el estado de las cosas, se atrevan a levantarse como columnas de la verdad en nuestras comunidades y en el mundo; líderes que tengan sueños que puedan hacer realidad y que no le teman a la presión que esto significa.

Este principio es parte del programa de desarrollo de carácter en un año: Fundamentos para el logro.

Comments(0)

Leave a Comment